Cápsula 22
COP-25 en Madrid

 En Cápsulas

El estadillo social en Chile ha generado un cambio en 180 grados a las cumbres internacionales como APEC y COP25 que se realizarían en nuestro país. Una cancelación repentina, deja a la COP en Madrid, aunque la presidencia de la Conferencia de las Partes la mantiene Chile.

Este cambio de local ha implicado que toda la organización del evento contemplado para 25.000 personas, deba trasladarse a un nuevo país. No ha sido simple: un año de organización ha partido de cero a una nueva ciudad a solo 3 semanas para que la COP comience; No solo en reorganizar infraestructura, sino que también esto ha generado un cambio repentino de logística que ha llevado a cambiar los planes para delegados y actores no estatales que ya tenían planificada y pagada una visita a Chile. 

La COP se fue de Chile, y como movimiento ambiental también hemos perdido un espacio de sensibilización en nuestras temáticas de trabajo. Puede sonar un poco egoísta decir esto en un escenario de estallido social, donde las demandas profundas que se plantean tienen que ver con tener un estado de bienestar -que su base- permita garantizar pensiones dignas, salud y educación como derechos, donde el cambio profundo viene con un cambio en la actual Constitución.

Veníamos apreciando una “especie de moda” por los temas verdes y azules en prensa y en la televisión; las universidad se habían empapado de seminarios y actividades que el cambio climático era el tema principal, muchas empresas se habían teñido ve verde para demostrar compromisos ambientales… esto ha desaparecido a raíz de la contingencia, y con justa razón, prioridad para el país.

Ahora que la COP está en Madrid, aún se está definiendo el rol político que tendrá España. Sin embargo, las negociaciones y la discusión internacional que ya lleva más de 25 años funcionando, continúan y continuarán a pesar de que en Chile estemos replanteando nuestra carta fundamental.

La política internacional y este proceso continuarán avanzando: la urgencia climática es una sola y necesitamos acciones más concretas para que el aumento de temperatura del planeta no siga aumentando, tanto así como limitar las emisiones de gases efecto invernadero y que los países adopten compromisos más consistentes para que en sus territorios los impactos del calentamiento global, no sean tan perjudiciales para sus comunidades ni ecosistemas.

Las expectativas de esta COP es una sola desde sociedad civil: aumentar la ambición, especialmente haciendo un llamado amplio y convergente para que los compromisos nacionales sean robustos. Señales como que Estados Unidos quiera retirarse del Acuerdo de París, o que Brasil estén en la misma tendencia, no es bueno para la crisis climática actual.

Aún sin COP en el país, es de esperar que para nosotros, los chilenos, las temáticas ambientales sigan siendo tema a pesar de la intensa agenda social. Tenemos que entender que sin justicia ambiental no hay justica social, por lo que repensar nuestro modelo de desarrollo está íntimamente ligado a un enfoque de justicia y equidad territorial: una base para garantizar los derechos humanos y la dignidad.

Entradas Recientes

Deje su Comentario

CONTACTO

Envíenos un correo electrónico y nos pondremos en contacto con usted lo antes posible.

Not readable? Change text. captcha txt